Antecedentes

Body

El Juzgado nº 1 de Santa Coloma de Gramanet, instruyó Procedimiento Abreviado 38/98 y una vez concluso lo remitió a la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona, que con fecha 9 de mayo de 2000, dictó Sentencia que contiene los siguientes HECHOS PROBADOS:

El acusado Carlos Francisco , mayor de edad y carente de antecedentes penales, en la fecha del 10 de octubre de 1986, tenía por profesión la de funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, con carnet profesional número NUM000 . En esa condición y en ese mismo día, sobre las 7.00 horas, se encontraba desayunando en el interior del bar denominado "El Celler", sito en la calle La Plaza de la localidad de Santa Coloma de Gramanet, instante en el que también entraron dentro del mencionado local otras dos personas, a la sazón Jaime y Roberto , este último con síntomas de encontrarse en estado etílico, lo que provocó que al intentar sentarse sobre un taburete, cayera al suelo. Momentos despúes y tras haber realizado una consumición, Jaime , mantuvo una ligera discusión con el propietario el local, el Sr. Juan Francisco referente al cambio o devolución por el pago de tal consumición. Instante en el que el ahora acusado se acercó a Jaime , y tras cogerle por un brazo y proceder a retorcérselo, le susurró al oído la expresión "del juicio que tenemos pendiente vas a salir absuelto, pero te voy a meter un marrón que te vas a tragar". Y acto seguido, llamó a la Sala de Comisaría para que enviaran una patrulla comunicándoles que tenía detenida a una persona y que vinieran para trasladarle hasta dicha Comisaría. Ello provocó que se presentara pocos minutos despúes una patrulla a la que el acusado entregó a su detenido para que le trasladaran hasta la Comisaría diciéndoles a sus compañeros que "ya él se ocuparía y que iba para allá". Así las cosas y sin que les diera el acusado ninguna otra explicación, por el Agente de la patrulla con número NUM001 se procedió a cachear a Jaime , sin encontrarle nada en su poder, para acto seguido colocarle los grilletes y trasladarlo en el vehículo oficial hasta la mencionada Comisaría donde dejaron a esta persona. Instantes despúes el acusado, Carlos Francisco se personó en la Comisaría y celebró una comparecencia formulando contra Jaime denuncia por un delito contra la salud pública por tráfico de la sustancia hachis, al tiempo que adjuntaba una bola de esta sustancia con peso de 11 gramos y medio, así como un cuchillo, manifestando que se los había encontrado a Jaime , durante el cacheo que él mismo había realizado en el bar "El Celler". A continuación, acudió hasta donde se encontraba su detenido y cuando estaba junto a él, procedió a golpearle repetidas veces con la parte interior de su mano, donde ésta se une a la muñeca, en el oído y en la cara, lo que provocó que Jaime sufriera lesiones consistentes en eritema en la mejilla izquierda y rasguños en el cuello, de las que tardó en sanar dos días y por las que precisó tan sólo una primera y única asistencia médica, que le fué dispensada en el Hospital del Espíritu Santo hasta donde éste hubo de ser trasladado.- Fruto de estas acciones, Don. Jaime , además de sufrir estas lesiones descritas y de la humillación moral narrada, fué detenido en dependencias policiales un día, hasta que se le puso a disposición judicial, siendo decretada su prisión preventiva por los hechos que se le estaban imputando, durante esta situación cinco días más. Instruida la causa por el delito imputado contra Jaime , se celebró Juicio Oral, recayendo sentencia absolutoria en el mes de febrero de 1988 en la que se ordenaba la deducción del testimonio de particulares contra el ahora acusado.

No ha resultado acreditado por contra que el acusado Carlos Francisco realizara acto alguno que pudiera ser incardinado en un delito contra la salud pública por tráfico de sustancias o drogas tóxicas o psicotrópicos.

2.- La Audiencia de instancia dictó la siguiente parte dispositiva:

FALLAMOS: Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS al acusado Carlos Francisco como autor responsable criminalmente de los delitos de:

- Detención ilegal, con la concurrencia de la circunstancia modificativa atenuante analógica de dilaciones indebidas, a la pena de 2 años de suspensión de su profesión u oficio.

- Acusación y denuncia falsa, con la concurrencia de las circunstancias modificativas agravante de prevalerse del carácter público y atenuante analógica de dilaciones indebidas, a la pena de multa de 16 meses con cuota diaria de 1.000 pesetas y responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas.

- Y de una falta de lesiones, a la pena de 15 días de arresto menor.

- Igualmente se le condena en costas, incluidas las de la acusación particular.

Esta Sala acuerda que debemos de a ABSOLVER Y ABSOLVEMOS al citado acusado del delito contra la salud pública del que también venía siendo acusado.

En concepto de responsabilidad civil, el acusado Carlos Francisco , deberá de indemnizar a Jaime en las sumas de 14.000 pesetas por las lesiones sufridas y de 2.000.000 de pesetas por los daños morales infligidos al mismo. Declarándose la responsabilidad civil subsidiaria del Estado.

Estas cantidades devengarán el interés legal del dinero incrementado en dos puntos a tenor de lo dispuesto en el art. 921 de la L.E.Civil.

3.- Notificada dicha sentencia a las partes se interpuso recurso de casación por INFRACCION DE LEY e INFRACCION DE PRECEPTO CONSTITUCIONAL que se tuvo por anunciado, remitiéndose a esta Sala Segunda del Tribunal Supremo las certificaciones necesarias para su sustanciación y resolución, formándose el correspondiente rollo y formalizándose el recurso.

4.- El ABOGADO DEL ESTADO basó su recurso de casación en los siguientes motivos:

PRIMERO.- Por infracción de ley, al amparo de lo dispuesto por el art. 849 de la L.E.Criminal, número primero, por cuanto dados los hechos que se declaran probados se infringe el precepto penal de carácter sustantivo constituido por el art. 130.5 del Código Penal.

SEGUNDO.- Por infracción de ley, al amparo de lo dispuesto en el art. 849 de la L.E.Criminal, nº 1º por entender que se ha infringido la ley por cuanto dados los hechos que se declaran probados, se infringe el precepto penal de carácter sustantivo constituido por el art. 121 del vigente Código Penal, ya que no existen las circunstancias determinantes para declaración de responsabilidad civil subsidiaria del Estado.

La representación del recurrente Carlos Francisco , basó su recurso de casación en los siguientes motivos:

PRIMERO.- Por infracción de precepto constitucional, al amparo del art. 5 de la L.O.P.J., por no darse en actuaciones un mínimo de actividad probatoria capaz de enervar la presunción de inocencia que nuestra Constitución proclama en el art. 24.

SEGUNDO .- (numerado como tercero). Se renuncia a su formalización.

TERCERO.- Por infracción igualmente del art. 5 de la L.O.P.J., al haberse infringido el principio constitucional al derecho a un proceso con todas las garantías consagrado como principio fundamental en el art. 24 de la Constitución Española. Entiende igualmente la parte la infracción del art. 24 de la Constitución Española, en cuanto respecta al derecho con todas las garantías.

CUARTO.- Por infracción de precepto constitucional, al amparo del art. 5 de la L.O.P.J., al haberse infringido el principio constitucional a un proceso sin dilaciones indebidas consagrado como principio fundamental en el art. 24 de la Constitución Española, y se insiste en que si bien tal infracción ha sido recogida en la sentencia recurrida, la misma no ha tenido el proporcionado efecto en orden a la pena impuesta.

QUINTO.- Por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º de la L.E.Criminal, por inaplicación del art. 113 o en su caso del art. 131 del Código Penal, vigente en el momento de cometerse los hechos.

SEXTO.- ( Se renuncia a su formalización).

SEPTIMO.- (Igualmente se renuncia a su formalización).

5.-Instruido el Ministerio Fiscal de los recursos interpuestos, que inadmite en su totalidad, son instruidos igualmente los recurrentes de sus respectivos recursos. La Sala los admitió a trámite, quedando conclusos los autos para señalamiento de Vista cuando por turno correspondiera.

6.- Hecho el oportuno señalamiento se celebró la vista prevenida el día 7 de mayo del presente año, fecha en que tuvo lugar, no compareciendo el letrado del recurrente, a pesar de estar citado en forma y haber transcurrido una hora desde la hora señalada para la vista. La Sala acuerda que se celebre la misma, con la conformidad de las partes asistentes.

Por parte del Abogado del Estado se mantiene su recurso formulado. Y por parte del Ministerio Fiscal se ratifica en el escrito obrante en autos de fecha 13 de febrero de 2001.